Rhema es una entidad sin fines de lucro que destribuye libros cristianos gratuitamente.

Entérese de lo que Rhema hace, de nuestra historia, de nuestras actividades y de cómo usted puede participar.


Distribuidores de Literatura Rhema es un grupo de creyentes de toda la tierra comprometidos con una sola misión - distribuir de manera activa la literatura cristiana de más alta calidad. Distribuimos en más de 100 países y en más de 25 idiomas bajo un único principio - toda la literatura que ofrecemos es completamente gratuita.

Distribuimos los libros que más nos han ayudado a entender la Biblia y a conocer y experimentar a Cristo en nuestro vivir diario. Específicamente, hemos laborado de cerca con Living Stream Ministry con el fin de distribuir cierto número de libros cruciales escritos por sus autores.

Somos una organización benéfica sin fines de lucro cuya distribución se lleva a cabo por medio de donaciones por parte de creyentes e iglesias de todo el mundo. Ellos nos han confiado este medio para ser un canal gratuito y amplio de suministro para todos aquellos que deseen conocer a Dios de una manera profunda y satisfactoria.

Nuestra fe

En ocasionas las personas nos preguntan en qué creemos, y para eso está nuestra declaración de fe. Para recibir nuestros libros no es necesario tener las mismas creencias. Nuestros libros están gratuitamente disponibles para cualquier persona con cualquier creencia.

En Rhema mantenemos la fe común que comparten todos los creyentes, la cual es el contenido que ha sido presentado de una vez y para siempre en el Nuevo Testamento. De manera específica, esta común fe del Nuevo Testamento está compuesta de los siguientes puntos, los cuales creemos en cuanto a la Biblia, Dios, Cristo, la salvación y la eternidad:

  • La Biblia es la revelación divina completa, y cada palabra es inspirada por Dios por medio del Espíritu Santo.

  • Dios es único y eternamente uno, y a la vez Él es también triuno como el Padre, Hijo, y Espíritu. Los tres son distintos pero no separados.

  • Dios en Cristo se encarnó para ser un hombre genuino y perfecto llamado Jesús. Él fue crucificado en la cruz, murió una muerte substitutiva para nuestra redención. Al tercer día se levantó de entre los muertos resucitando con un cuerpo glorificado. Ascendió a la diestra de Dios y fue hecho Señor de todos.

  • El hombre pecó y es pecador, y como tal cayó bajo el juicio de Dios. No obstante, por medio de la muerte substitutiva de Cristo el camino fue abierto para que el hombre sea salvo del pecado y del juicio de Dios. Cuando una persona se arrepiente ante Dios y cree en el Señor Jesucristo, recibe la salvación eterna, el perdón de pecados, justificación delante de Dios, e incluso paz con Dios. Con esto como base, una persona salva recibe la vida y naturaleza divina, lo cual hace de ella un hijo de Dios y un miembro del Cuerpo de Cristo en el cual todos los creyentes crecen y son juntamente edificados hasta la madurez.

  • Cristo vendrá otra vez a la tierra a recibir a Sus creyentes para Sí mismo. En la eternidad moraremos con Dios en la Nueva Jerusalén, la consumación de la salvación que Dios efectúa en Sus elegidos.

Nuestra meta en Rhema es suministrar gratuitamente una colección única de escritos cristianos que creemos será de gran ayuda al lector en cuanto al entendimiento y la experiencia de esta fe del Nuevo Testamento. Los creyentes no solamente disfrutan una salvación eterna en Cristo por medio de Su redención, sino que también disfrutan una salvación diaria en su vida, la cual puede ser real de manera práctica por medio del alimento espiritual de la Biblia. Ésta ha sido nuestra experiencia; esperamos que sea la suya también.

Comparta con otros