Comparta con otros


¿Por qué Dios está tan escondido?

¿Por qué Dios está tan escondido?

¿Por qué las personas tienen tanta dificultad para encontrar a Dios? ¿Por qué hay tanto debate sobre si existe o no Dios? ¿Por qué hay tantas preguntas con respecto a Dios? Todas estas preguntas se deben a que Dios está muy escondido (Isaías 45:15). No podemos verlo, no podemos escucharlo, no podemos tocarlo. Si Él se apareciera a nosotros, si se parara frente a nosotros y nos hablara, entonces diríamos: "Oh Dios, ahora sé que Tú eres real". Pero debido a que Él no se ha aparecido de esta manera, todos nos quedamos con la duda.

Dios es Espíritu: invisible a los ojos humanos

We need a proper device, such as a radio, to sense radio waves. It is the same in contacting God.La Biblia nos dice que Dios es Espíritu (Juan 4:24). El Espíritu es intangible e invisible para los sentidos físicos. Dios está en una esfera diferente a la nuestra. Para nosotros es imposible ver ondas radiales. Necesitamos un dispositivo adecuado, como un radio, para percibir las ondas radiales. Es lo mismo al tener contacto con Dios. Necesitamos el órgano apropiado, el espíritu humano, para tener contacto con Dios (Juan 4:24).

El hombre tiene un espíritu: un órgano para tener contacto con Dios

Dios hizo al hombre con tres partes: el espíritu, el alma y el cuerpo. 

God made man with three parts—the spirit, the soul, and the body. The spirit is for contacting God.El cuerpo es para tener contacto con las cosas físicas, como la comida, el agua, las mesas, las sillas, etc. El alma es para tener contacto con cosas psicológicas, como pensamientos, amor, odio, etc. El espíritu es para tener contacto con Dios, quien es Espíritu.Nosotros crecimos entre las cosas físicas y las psicológicas. Estamos acostumbrados a usar nuestro cuerpo y nuestra alma. Pero nunca se nos ha enseñado a usar nuestro espíritu para tener contacto con Dios; por ende, no sabemos cómo usar nuestro espíritu. Dios está escondido solamente para nuestro cuerpo y para nuestra alma, pero Dios no está escondido para nuestro espíritu.

Podemos aprender a tener contacto con Dios por medio de nuestro espíritu, entonces podremos decir que Dios no está escondido, sino que está disponible en nuestro espíritu como el aire, el agua o la comida. No podemos ver el sonido con nuestros ojos, pero podemos escucharlo con nuestros oídos. No podemos percibir las ondas radiales con nuestros oídos, pero podemos usar un radio para recibirlas. No podemos tocar la fragancia de una flor, pero podemos olerla con nuestra nariz. Del mismo modo, no podemos ver a Dios con nuestros ojos, escuchar a Dios con nuestros oídos o tocar a Dios con nuestras manos, pero podemos tener contacto con Dios con nuestro espíritu.

Dios se revela a Sí mismo en cuatro maneras 

Aunque Dios mismo no se ha aparecido ante nuestros ojos, debemos considerar si Dios ha usado otras maneras para manifestarse a Sí mismo. Quizás Dios es poético y no se revela a Sí mismo de una manera tan directa, sino que elige otros medios para dar indicio de Su existencia. Quizás Dios intenta esconderse de manera que únicamente lo encuentren Sus verdaderos buscadores. Hemos encontrado cuatro maneras que Dios usa para mostrarse al hombre.

El universo exhibe la obra de Sus manos, la Biblia nos revela a Dios y Su propósito, Jesucristo nos manifestó la persona de Dios, y los verdaderos creyentes expresan a Dios.

El universo exhibe las características y el poder de Dios 

 The universe is God's handiwork displaying His power, His glory, and His characteristics.El universo es la obra de Dios que exhibe Su poder, Su gloria y Sus características (Romanos 1:20) (Salmos 19:1). Realmente nadie sabe el tamaño del universo. El tamaño inmensurable del universo nos dice que el poder del Creador es aún mayor. El resplandor de todas las estrellas es simplemente una sombra de toda la gloria de Dios. ¡Cuánto brillo y resplandor veríamos si todas las estrellas del universo estuvieran juntas! Sin embargo, la gloria de Dios es aún mayor que eso. Según la Biblia, todas las criaturas de la tierra, incluyendo al hombre, expresan las características de Dios. La vida vegetal muestra la belleza de Dios. La vida animal muestra la vitalidad de Dios. La vida humana, creada a imagen de Dios, muestra los atributos divinos de Dios, tales como el amor y la justicia. El aire representa a Dios como la atmósfera en la que el hombre puede vivir continuamente. El agua representa a Dios como agua viva para apagar y satisfacer la sed del hombre. La comida representa a Dios como el alimento y la fuerza para el hombre. El universo no sólo exhibe la existencia de Dios sino también Su poder, gloria y características. Este universo está lleno de las huellas de Dios.

La Biblia revela a Dios y Su propósito 

Whatever we need to know about God is recorded in the Bible.La Biblia, la Palabra de Dios, nos habla acerca de Dios, Su propósito eterno, el deseo de Su corazón, Su creación, Su relación con el hombre y Su salvación (Génesis 1:26, Juan 4:14; 6:57; Lucas 24:27; Efesios 3:9-11). Cualquier cosa que necesitemos saber acerca de Dios está registrada en la Biblia. La Biblia es un libro grueso y difícil de entender, pero cualquiera que tenga un corazón de búsqueda y dedique tiempo para estudiar la Biblia, encontrará todo lo que necesita saber acerca de Dios porque Él está totalmente revelado en ella.

 

Jesucristo manifiesta a Dios

Jesucristo era Dios quien se hizo hombre y vivió en la tierra hace 2.000 años. Él era Dios expresado, Dios manifestado, Dios en la carne (1 Timoteo 3:16). Él expresó el amor de Dios y la justicia de Dios. Él fue tierno y bondadoso con las personas que lo rodeaban. Sanó a los enfermos, alimentó a los hambrientos y liberó a los oprimidos (Mateo 14:14; Marcos 8: 2-3; Juan 8:11). Él era la plenitud de Dios en un cuerpo humano (Colosenses 2:9).

Es cierto que todavía estaba algo escondido. Nació en un pesebre, fue criado en la humilde Nazaret, aprendiz de carpintero y de una apariencia física no tan agradable (Isaías 53:2). Conforme a nuestra expectativa natural, Dios debería haber venido en gloria y lleno de poder, con miles de ángeles a ambos lados que lo acompañaran. Su voz debería haber sido como un trueno. Su rostro debería haber estado brillando como el sol. Por eso fue difícil para las personas de aquellos tiempos reconocerlo como Dios. Ellos no comprendieron de que Dios tenía que venir humildemente para ser nuestro amigo y para salvarnos (Mateo 11:19; Lucas 19:10). Más adelante, Él vendrá por segunda vez en plena gloria como el Rey de reyes, pero para entonces será demasiado tarde (Lucas 9:26). Hoy tenemos que verlo a Él con nuestro espíritu como Aquel que es glorioso.

Los verdaderos creyentes expresan a Dios

Cuando las personas creen en Cristo, reciben la vida de Dios en ellos. Pueden ser como Cristo, expresando a Dios (Filipenses 1:21; Gálatas 2:20). Sin embargo, ha sido un problema que la mayoría de los creyentes no expresan a Dios por medio de vivir la vida de Dios. Todavía viven en sí mismos por su vida natural pecaminosa y caída. Entre ellos hay celos, contiendas, envidias, divisiones e incluso codicia; y Dios permanece escondido para el mundo (1 Corintios 3:3; 1:10; 1 Timoteo 6:10). Hay algunos creyentes, no muchos, que expresan a Dios en la tierra hoy. Al contactar y vivir por Dios en tu espíritu, también puedes convertirte en uno de estos creyentes que expresan a Dios.

Tú puedes ver a Dios

Algunos dicen: "Si puedes mostrarme a Dios, entonces creeré en Él". Sin embargo, en esta era, Dios no va a mostrarse ante los ojos físicos. Él se revela a Sí mismo en el espíritu de las personas que lo buscan (Efesios 3:5). No puedes ver a Dios con tus ojos, pero sí lo puedes ver con tu espíritu. Creer sin verlo con los ojos físicos es más bienaventurado (Juan 20:29). El deseo de Dios no es solamente revelarse a tu espíritu, sino entrar en tu espíritu y vivir dentro de ti (Romanos 8:11). Para esto Dios creó al hombre con un espíritu; Él desea entrar en tu espíritu para ser tu vida.

La manera de usar tu espíritu para ver a Dios es hablar con Él y decirle:

"Señor Jesús, deseo verte en mi espíritu. Deseo tener contacto contigo. Deseo que te reveles a mí. Deseo que entres en mí y vivas en mí. Gracias, Señor".

Si le hablas de esta manera, Él ya no estará escondido para ti.

 


Comparta con otros